Please activate JavaScript!
Please install Adobe Flash Player, click here for download

Español2015

940 omo contraste a la agitada ciudad, al día siguiente nos apetece algo de soledad y tranquilidad. Así que nos adentra- mos a lomos de nuestras motos en el interior de la península croata. Finalmente, en las proximidades del pequeño pueblo de montaña de Motovun encontramos lo que estábamos buscando. Disfrutamos de amplias vistas sobre el valle del Mirna conduciendo relajadamente por un paisaje monta- ñoso apenas poblado. Cruzamos granjas aisladas y acurrucadas contra el fuerte viento que son testigos de cómo todavía el duro trabajo en el campo forma parte del día a día de la población. Aquí, los turistas con sus billeteras repletas parecen estar algo más lejos. De camino a Buzet nos engulle un denso bosque de robles. Los pequeños pueblos que cruzamos parecen estar desiertos. Una mano que nos saluda amistosamente desde un Fiat Panda descolorido por el sol es el único encuentro humano en kilómetros. El agradable túnel del silencio nos suelta de nuevo solo al alcanzar la costa este. C

Clasificador de páginas