Please activate JavaScript!
Please install Adobe Flash Player, click here for download

Español2015

1990 1995 2000 2005 2010 2015 2009 2009 R eencuen troenE scocia Treinta años después de su primer via- je en moto, Herbert regresa allí, donde todo comenzó -a Escocia. Con su espo- sa Ramona como acompañante, comi- enza un viaje de regreso al norte del Reino Unido en una BMW R 1200 RT, a los paisajes salvajes y románticos y las personas rudas, de buen corazón, que le fascinaran ya entonces. Recuerda: „Por fin, otra vez en marcha. Alema- nia – Francia– Distrito de los Lagos, en el noroeste de Inglaterra. Fina llovizna. Al salir acelerando de una curva, me encuentro súbi- tamente con un madero tirado sobre el asfalto mojado. Todo sucede muy rápido. Piso el freno y... pego una resbalada. Por las dudas, mi acompañante se queda sentada en la moto. En cámara lenta, mi rodilla izquierda golpea contra el madero. Entonces veo algo terrible. En relatos posteriores sobre la causa del accidente ha- bría sonado más elegante si hubiera resbalado en una mancha invisible de aceite. En cambio, todo el camino estaba cubierto de estiércol de oveja fresco. Conseguimos recuperarnos. Segundos después se detuvo un coche con una en- fermera muy resuelta, sin uniforme. Ella iba de vacaciones a Europa junto con su familia. „Hay que coserla“, diagnostica sobre la profunda herida de tres centímet- ros de largo en mi rodilla, y apila nuestra bolsa de lona, que apestaba fuertemente a ovejas, junto a su equipaje de vacaciones. Erika tenía sólo un moretón. „¿Y el madero?“, preguntó en el camino al hospital más cercano. „Esto es muy común aquí. Cuando un granjero conduce a sus ovejas por la calle, advierte de ese modo a otros usuarios de la carretera“. Hospital - estación de policía - vuelta a la escena del accidente. Mi deteriorada moto había sido entretanto confiscada. El policía de la aldea, muy servicial, nos procuró una cama en un albergue juvenil. Se pasó casi media noche en vela para enderezar la horquilla, desmontar las señales de giro y el manillar de su BSA y montarlos en mi máquina, y para cubrir los faros rotos con lámina luminiscente. Antes de proseguir el viaje con esas piezas de recambio improvisadas, pegamos algunas bolsas de plásticos cubriendo los agujeros en nuestros trajes de lluvia. Me prometí aquella vez: „¡Si alguna vez vuelvo a pasar de nuevo por aquí, será con una moto mejor!“ 30 años después, ahora es el momento...

Clasificador de páginas