Please activate JavaScript!
Please install Adobe Flash Player, click here for download

Español2015

1857 Un par de días más tarde me cruzo con unos graneros algo grandes apartados de la carretera y me pregunto para qué ser- virán. Tras mirar un poco alrededor y ver la plantación de tabaco comienzo a imaginarme para qué se pueden usar. Me dirijo a una pequeña granja y pregunto a la primera persona que me cruzo. Y resulta que pregunté a la persona adecuada. Miguel me explica que el granero pertenece a una pequeña granja y que se utiliza para secar las hojas de tabaco, y que había tenido suerte, ya que los graneros estaban llenos de hojas de tabaco para secarse. Migu- el y su padre me enseñan de buena gana el granero y me explican cómo se cuelgan las hojas de tabaco para secarlas. Sobra decir que no tardé en sacar mi cámara para fotografiarlo todo. También aquí me invitan a quedarme. Ya por la tarde retomo mi camino, no sin antes ser obsequiado con un par de puros buenos. Esto me pasa muy a menudo en Cuba y disfruto del momento y del privi- legio de tener tiempo.

Clasificador de páginas