Please activate JavaScript!
Please install Adobe Flash Player, click here for download

Español2015

1856 Durante el trayecto me llamó la atención una bicicleta aparcada en el arcén de la carretera y cargada con pequeños sacos. Paro para mirar qué están transportando de esa forma. Apenas puedo ocultar mi sonrisa, son cochinillos. Los sacos llevan un agujero en uno de los extremos por el que sacan el hocico los cochinillos para poder respirar; el otro extremo está atado. Mientras que fotografío la bicicleta con los sacos se me acerca un hombre desde el otro lado de la carretera. Le pregunto si puedo hacer algunas fotos, asiente con una sonrisa y me anima a que siga tomando fotos. A continuación, me pide que le haga una foto con mi moto y me invita a tomar algo en su casa. Poco a poco también van llegando sus vecinos y tras un poco de ron y unas cervezas me ofrece una habitación para la noche. Acepto gustosamente. Por la noche se enciende una barbacoa para asar carne de cerdo que se toma acompañada de pan y tomate. ¡Algo que no hay que perder- se! A la mañana siguiente, tras un excelente desayuno, vuelvo a las carreteras de cuba.

Clasificador de páginas