Please activate JavaScript!
Please install Adobe Flash Player, click here for download

Español2015

2004 179 Herbert y Astrid están en la misma onda. Así que es obvio que continuarán llevando a cabo como equipo emocionantes proyectos de cine y fotografía. Esta vez los atrae América del Sur. En Bolivia, un país de extremos, quieren probar los solitarios caminos de grava a través de los Yungas y el Altiplano. Quieren ir a lugares aislados a los que no llega visitante alguno. Partiendo desde la capital, La Paz, se aventuran a través del tristemente célebre“Camino de la Muerte“, una pista vertical cortada en las laderas de roca, hacia las tierras bajas tropicales. En el Río Mapiri se encuentran con buscadores de oro y experimentan de primera mano lo desi- lusionante que es en realidad el duro trabajo tras „el sueño de hacerse rico rápidamente“. Desde la selva densa hasta el pie de los Andes se extiende la ruta, que asciende abrupta- mente hasta superar los 3.000 metros de altura, para conducirlos hasta las planicies del Lago Titicaca. Penosamente, Herbert y Astrid se abren paso a través de los glaciares de la Cordillera, hasta llegar al final de la red de rutas transitables. Tanto para los conductores como para sus motocicletas, existen en Bolivia algunos huesos duros de roer: pistas de arcilla resbalosa, cruce de ríos caudalosos y un haz de cables car- bonizado, lejos de la civilización. Boliv iA

Clasificador de páginas