Please activate JavaScript!
Please install Adobe Flash Player, click here for download

Español2015

1719 esta ciudad, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, cuyo encanto hechiza de inmediato a los recién llegados. Camino por callejuelas tortuosas, pa- sando por cafés bien aseados, y galerías y boutiques hermosamente decoradas. Por adoquines lisos subo al imponente monumento de la ciudad: el castillo Krumlov y la iglesia gótica de San Vito, construida a mediados del siglo XIV. La vista desde aquí es fantástica. Los tejados del casco antiguo brillan de rojo oscuro bajo los rayos del sol. El río Moldava, atravesando la ciudad con sus cur- vas amplias y suaves, confiere al escenario histórico una atmósfera de tranquilidad. Al seleccionar un bar tengo muchas opcio- nes. Decido correctamente y al poco tiem- po hago mi pedido, sentado directamen- te a la orilla del río. Tras un almuerzo abundante y dos cafés, amarro nueva- mente la bolsa del depósito de mi Dakar y, con el corazón algo apesadumbrado, dejo Krumlov a mis espaldas. La 162 me lleva a Frymburk. Y nueva- mente: ¡Innumerables curvas! También este rincón del sur de Bohemia hace palpitar el corazón de los motociclistas. El sol del atardecer guiña oblicuo a través de tenues nubes, dramáticamente

Clasificador de páginas