Please activate JavaScript!
Please install Adobe Flash Player, click here for download

Español2015

1712 Siento el aroma pesado del café en mi lengua. Miro hacia arriba la callejuela adoquinada del casco antiguo, cuyo recorrido se pierde de vista en un codo, a sólo una pedrada de la cafetería. Loket, con su castillo del mismo nombre, es una tranquila y bella ciudad medie- val en la región de Karlovy Vary. Exaltado, el borde verde de una sombrilla flamea en el ángulo extremo de mi campo visual. En una confesión sincera, me doy cuenta de lo que no me percaté en la som- brilla: República Checa Viviendo al suroeste de la República Federal de Alemania, las visitas vecinales se hacen normalmente en otras di- recciones. Al vecino de Baden le basta un pequeño salto al otro lado del Rin para estar en Francia. Los motociclistas encuentran su placer en los Vosgos, y si puede ser un poco más lejos, Suiza los atrae con itinerarios de alta montaña para motos, sumamente agradables. „En el Oeste malo, en el Este más amigable“, es la opinión unánime de todos los informes meteorológicos accesibles en Internet. Se supone que mi viaje debería ser hacia las Ardenas belgas. El mapa meteoroló- gico muestra para esta región nada más que nubes de lluvia color gris oscuro. Vacilo. El clima parece tornarse más amistoso en los próximos días a lo largo y detrás de la frontera oriental: República Checa y Bohe- mia Occidental. Así que ¿por qué no ir entonces en la dirección opuesta, tirar por la borda los recientes planes de ruta y efectuar el recorrido fiel al lema de uno de los viajes de Herbert Schwarz: „La ausencia de un plan es un buen plan“? La amable camarera trae la cuenta. Un café y una Coca Cola light. „30 coronas, por favor“, me dice en un alemán excelente. Algo incrédulo -ya que estoy haciendo las cuentas mentalmente- le alcanzo el importe. Unos 1,20 euros. Incluyo una generosa propina. Esta diferencia gastronómica de precios tan sólo a unos kilómetros de la frontera germano-checa me sorprende mucho. Me tomé mi tiempo. Son casi las 13:00 horas, cuando, con paso lánguido, me dirijo a mi moto. Sentarme, estudiar nuevamente el mapa, localizar callecitas

Clasificador de páginas