Please activate JavaScript!
Please install Adobe Flash Player, click here for download

Español2015

15161516 Aunque algunos lo llaman puerto, en realidad es solo un hueco plano entre rocas que parece un embudo: el acce- so a Foum Mharech. Cuanto más nos acercamos al centro del embudo peor es el estado de la pista. Guido, como siempre, va por delante a fondo. Durante un breve momen- to veo por el rabillo de los ojos como Roland y Ali luchan con las leyes de la física. Aunque vayamos juntos, en este momento cada uno está solo en su lucha. Pero sí tranquiliza enormemente saber que no se está solo. No se trata de hacer tiempos, sino de llegar juntos. Una parada en boxes en el Auberge Oasis nos devuelve la vida. El propietario nos cuenta cosas de cuando el rally pasaba por aquí y cómo la caravana exprés pasaba a toda máquina por el Lac Maider seco rumbo al oeste. Ni pensar en lo de ir a toda máquina durante los siguientes ki- lómetros, ya que la cara norte del Foum Mharech nos tiene reservado fesh fesh profundito. Poco a poco voy notando como un cuerpo forjado en la silla de un despacho va llegando a sus límites.

Clasificador de páginas