Please activate JavaScript!
Please install Adobe Flash Player, click here for download

Español2015

15121512 Desde la meseta de Rekkan son solo unos pocos los caminos que hay para bajar y alcanzar la llanura de Erfoud. Uno de ellos es el Col de Belkassem. Nos espera un descenso con escalones lleno de socavones y aderezado con lajas afiladas. Seguramente, los «cracks» del mundo de los rallyes y los endu- reros auténticos no pondrán mala cara ante este descenso. Gracias a Dios, la mía no se puede ver. Con la altura del hierro que tengo entre piernas, lo de sacar los pies no vale. Respiro hondo y me tiro.

Clasificador de páginas