Please activate JavaScript!
Please install Adobe Flash Player, click here for download

Español2015

1041 Equipaje La única materia (asequible) que satisfacía los requisitos de resistencia y peso razonable era el aluminio. Las expediciones profesionales llevaban ya desde hace bastante tiempo apostando por contenedores fabricados en este versátil metal ligero, aunque sus dimensiones las convertían en inservibles para la motocicleta. A pesar de las nuevas necesidades creadas, los viajeros en moto de esta generación no recibirían ninguna respuesta por parte de la industria de accesorios para la motocicleta. Por lo que no es de extrañar que en las concentraciones moteras el tema de planos de construcción para la fabricación casera de maletas de aluminio fuese tan candente como el de nuevas rutas a través del Sahara Central. Según la pericia y la fantasía de sus constructores, estas cajas de aluminio caseras presentaban a veces diseños muy curiosos, mientras que otras no llegaban a sobrevivir ni el trayecto por la auto- pista. Un proceso de selección natural definió los criterios básicos de diseño de maletas de aluminio aptas para la vida real. Unos criterios que todavía hoy en día siguen estando vigentes. Una forma más o menos cuadrada, que garantiza el aprovechamiento óptimo del interior, así como una tapa hermética. Un exterior robusto capaz de resistir algún que otro contacto fuerte con el suelo, y que en caso necesario, pueda repararse con medios rudimentarios en ruta. Y por último, y no por eso menos importante, un tipo de unión con el soporte que no presente ningún tipo de vibración incluso tras miles de kilómetros por pistas. Estancas al agua, indestructibles, cómodas e incomparablemente versátiles, las maletas de aluminio de alta calidad son el acompañante perfecto para cualquier tipo de viajero en motocicleta. 

Clasificador de páginas