Please activate JavaScript!
Please install Adobe Flash Player, click here for download

Spanisch2014

947 madre, hace dos años, nunca pensé que pasaría el día de la madre a 1000 millas de mi niño, acampando en la naturaleza con un puñado de hombres. Me des- perté con el trinar de los pájaros y el olor del café y los chicos me hicieron un desayuno por el día de la madre. Brindamos por sus mujeres y luego leí las postales y vi las fotos de mi crío que mi ma- rido me había mandado cuando salí de Seattle. Fue un día agradable y pinto- resco de recorrido. Fuimos obse- quiados con las vistas icónicas de la meseta y el cañón desértico del accidentado Borde Mogol- lón. El borde es una escarpa que define el extremo suroeste de la meseta del Colorado. Su altura en algunas partes es de 2,000 pies y brinda uno de los paisajes de mayor alcance de Arizona. Por el camino rápido de grava pasamos por diversos paisajes del Bosque Nacional de Coconi- no con sus bosques de pino pon- derosa, mesetas, tundra alpina y picos volcánicos antiguos. Por la mañana subimos al Long Lake para hacer algunas fotos y luego continuamos por un camino rápido y pedregoso a través de un terreno accidentado que provocó varios pinchazos. Mi moto se quedó sin gasolina dos millas antes de la gasolinera. La mayoría de nosotros salió en busca de agua y comida, una prueba de lo remota que es la ABZDR. Nos reencontramos con el resto del grupo en una gaso- linera y nos pusimos en marcha hacia los volcanes. Por la mañana rodamos por en- cima de arena volcánica negra. Al inicio tenía miedo pero pronto le cogí el truco y luego no había cómo pararme. Veía a los chicos pasar en segunda saltando sobre los baches del camino sintiéndo- se como pilotos de motocross. El Gran Cañón y la Naci- ón Navajo Hicimos una breve parada turísti- ca en el Gran Cañón y seguimos a nuestro próximo destino – la Nación Navajo. Nos detuvimos en la oficina turística del Parque Nacional Navajo en Cameron, Arizona, para obtener un permi- so para circular y acampar. Cuando entramos a las grandes extensiones del país navajo, con el paisaje espectacular de la me- seta del cañón, la tierra parecía venerable y sagrada. A lo lejos se veía una manada de caballos corriendo. Rob nos tenía para esa noche un lugar para

Clasificador de páginas