Please activate JavaScript!
Please install Adobe Flash Player, click here for download

Spanisch2014

944 que podía estar. ¡Al fin había llegado la hora de viajar! El equipo Nos encontramos en GOAZ Motorcycles en Scottsdale, Arizona, para los últimos preparativos. El grupo estaba formado por aficionados de motos duales de toda la in- dustria del motociclismo. Tom Myers y Paul Guillien de Tou- ratech USA; Justin Bradshaw de Butler Motorcycle Maps; Rob Watt, propietario de Trailmaster Adventures; Florian Neuhauser, editor de la revista Road Runner; Austin Vince, el sociable aventurero británico y cineasta; Jon Beck, fotógrafo; Sterling Noren, productor de cine, y yo. Nos dirigimos a Tombstone, Arizona, una histórica ciudad minera pujante del Viejo Oeste americano para cenar en una de las tabernas más famosas del lugar. Después de la cena Austin nos invitó a un preestreno de su nuevo do- cumental sobre motociclismo de aventura “Mondo Sahara”. Ese fue un inicio perfecto para la aventura que teníamos por delante. Desayuno y frontera Marchamos a Bisbee, Arizona, un ciudad minera convertida en una colonia de artistas con casas victorianas y de estilo europeo situadas en las laderas de las colinas. Fuimos invitados a un desayuno sucu- lento en The Breakfast Club, el restaurante local favorito. En una conversación telefónica con mi marido supe que mi hijo se había despertado la noche anterior llamando a mamá. Se me cayó el alma a los pies. Quizás la parte más difícil de este viaje no sería conducir sino estar alejada de mi niño durante dos semanas. El Memorial nacional de Coronado, que conmemora la primera expedición organizada en el suroeste por el conquis- tador Francisco Vázquez de Coronado, también marcó el inicio de la expedición AZBDR. Fuimos conducidos por carreteras polvorientas hasta la entrada del Bosque Nacional de Colorado en el flanco sureste de las Montañas Hu- achuca. Desde ahí podíamos mirar al interior de México y comenzamos a observar la ac- tividades de control y vigilancia de la guardia de frontera. Conducimos a lo largo de una malla de acero soldado que marca la frontera entre Arizona y México, una ruta popular de tráfico de drogas en el suroes- te. Pese a las advertencias que escuchamos

Clasificador de páginas