Please activate JavaScript!
Please install Adobe Flash Player, click here for download

Spanisch2014

863 lugar entre los campos luminosos debe estar la casa de Daves ... ¡Correcto! Allá alante, a la derecha. Dave nos hace señas con los brazos y nos abre la verja. Una jauría salvaje se nos lanza encima. “¡No hacen nada!“, le digo a Diana a la vez que me pregunto si esos perros son los mismos de hace dos años. Dave Bird. Por el nombre debería tener algo que ver con pájaros. Pero su caballo de batalla son los perros, Es decir, perros de batalla. Y motocicletas. Su último tesoro en el garaje es una CRF250. Y justamente con ella nos quiere pilotar en los próximos días por su nuevo país. Como un gentelman inglés, Dave nos conduce a la cocina pasando por el lado de los perros. Tenemos que ponernos al día de las vivencias de dos años de viajes e historias y digerir la exquisita comida de Juliet, la mujer de Dave. Diana saca el tema del límite de velocidad tortuoso. “Ah,“ pregunta Dave, “¿no lo sabías? Ya han quitado la restricción de los 70“. ¡Buen provecho! En los cincuenta kilómetros hasta Gömbe ya el límite de velocidad deja de ser un problema. Poco después del pueblo Kasaba el trayecto comienza a devorar metros de altura. Las curvas peliagudas con el pavimento de un rallador se comen los neumáticos. Pero en cambio el agarre es de lo mejor. Después de media hora ya habíamos subido de la altura del mar a más de 2000 metros alpinos. En medio del fiero paisaje montañoso el mar es solo un recuerdo turquesa que pronto es relevado por una especie de azul. El embalse Caybogazi es una maravilla de colores que sirve de colirio. Pero Dave tiene un lago completamente diferente en la cabeza. Y por eso a partir de ahora solo vamos fuera de la carretera, lo que no es problema alguno para la F700GS de Diana con sus tacos. Y para la todoterreno de Dave mucho menos. ¿Pero qué pasa con mi Tiger? El mejor perfil de carretera para las pistas turcas. ¿Funcionará?

Clasificador de páginas