Please activate JavaScript!
Please install Adobe Flash Player, click here for download

Spanisch2014

649 Un buen plan si no fuera por esa zona enemiga de las monocilíndricas llamada autopista. Pero queremos irnos lo más rápido posible al sur de Francia y es imposible evitar los dolores en las posaderas pese a que el sillín ha sido optimizado con piel de oveja. La divisa es agu- antarse y avanzar metros y, efectivamente, después de doce horas de viaje abandonamos la Autoroute du Soleil y rodamos hacia la gargan- ta del Ardèche cruzándonos con una alarmante caravana de coches. El fin de semana largo ha terminado y es evidente que decenas de miles de franceses han pasado estos días en el Ardèche. Una sincroni- zación perfecta para nosotros, los camping vuelven a quedar libres y el lunes por la mañana la idílica carretera a lo largo del Ardèche casi nos pertenece por entero. Dejamos la tienda de campaña en St. Martin para así tener tiempo suficiente para la famosa garganta. Aquí lo único que se puede hacer es conducir a lo largo. La carretera en sí es ya la leche, sobre todo cuando la tienes solo para ti. No obstante, el cañón, de hasta 400 metros de profundidad, que el inofensivo río ha ido rebajando en la roca calcárea gris clara, también requiere que se le dedique toda la atención. Lo mejor que se puede hacer es dar varias vueltas, cada una enfo- cando el cañón o la línea ideal.

Clasificador de páginas