Please activate JavaScript!
Please install Adobe Flash Player, click here for download

Spanisch2014

1659 El horizonte centellea como la superficie del agua de un lago. Los espe- jismos simulan montes y lagos donde no hay otra cosa que solo el sol y nosotros aquí abajo. Algunos huesos de animales sueltos, blancos como la cal y desintegrándose, marcan nuestra ruta hasta que finalmente, casi como una redención para la vista, de la intersección del cielo y la tierra surgen montañas naranja. ¿De nuevo una fatamorgana? No, esta vez las montañas son reales. Solo que no de piedra sino de arena. La única región arenosa del Sahara correspondiente a Marruecos, el Erg Chebbi. Pese a que ese erg no es especialmente extenso, después de las primeras dos o tres dunas se alcanza el punto en el que uno cree estar en un mar de arena impasible. Por un momento el tiempo se ha detenido a sí mismo.

Clasificador de páginas