Please activate JavaScript!
Please install Adobe Flash Player, click here for download

Spanisch2014

1657 Finalmente alcanzamos una llanura en la que vuelve a ser fácil avanzar. Los tacos lanzan banderas de polvo al aire que permiten que se nos pueda ver a millas de distancia en esa infinita inmensidad. Entretanto ya la temperatura ha alcanzado unos valores considerables. Lamentablemente, ir a mayor velocidad ya no se nota porque se sienta más fresco. Cuando llegamos a Nekob, llenos de polvo de la pista, una pantalla digital muy poco oriental en un cruce nos confirma nuestra sensación: 44 grados celcios. Reforzamos al debilitado enfriamiento corporal: La primera botella de agua nos la echamos sobre las cabezas hirviendo. Luego llenamos las reservas y partimos hacia el este.

Clasificador de páginas