Please activate JavaScript!
Please install Adobe Flash Player, click here for download

Spanisch2014

1138 La 9 nos lleva al lado este del país. ¿Infraestructura turística? Ninguna, pero no importa. En Plav queremos armar nuestra carpa en el lago cercano. Apenas habíamos bajado del sillín cuando Martić, el dueño del idílico prado para acampar, ya nos estaba dando dos vasos llenos del Slibowitz hecho por el mismo. Rechazarlo habría sido una falta de cortesía. Después de dos rondas más termina finalmente el ritual de bienvenida y armamos nuestra tienda ya un poco borrachos. La mañana siguiente nos ayuda a desperezarnos el no menos fuerte mocca. Divagamos por los callejones estrechos de Gusinje, encontramos al fin el desvío y después de acelerar unas pocas veces ya teníamos dos sellos en nuestros pasaportes: ¡estamos en Albania! A la misma velocidad que chocamos con la frontera cambian de repente las características de la carretera fronteriza. Donde sube la barrera acaba el asfalto. Los siguientes 60 kilómetros hasta Stare levantamos polvo por encima de grava, rocas y peñascos, balanceamos las F totalmente abarrotadas bajando las

Clasificador de páginas