Please activate JavaScript!
Please install Adobe Flash Player, click here for download

Spanisch2014

1136 En Mostar escuchamos los llamados del muecín seguidos de toques de campana de la iglesia. Antiguamente un campo de tensión que dividió a las personas, hoy una convivencia natural de las religiones. Paseamos por los callejones antiguos, disfrutamos la arquitectura de la ciudad con influencia otomana y el delicioso capuchino de Senad. Senad es un camarero de uno de los numerosos cafés con terraza del casco antiguo que se toma tiempo para sus clientes. A través suyo aprendemos mucho del alma bosnia y de la vida en un país cuya población se ha vuelto a acercar y ahora afronta un futuro conjuntamente. Es el

Clasificador de páginas